Salud y enfermedad y una persona sana y una persona enferma

 Salud o enfermedad.
¿Cómo es posible que seamos los autores de nuestra enfermedad si nadie quiere estar enfermo?
En este post te lo voy a explicar para que siempre elijas salud y no enfermedad.


No es fácil entender algunos principios.

Hoy día publiqué en mi página de Facebook una frase donde decía:

"Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad"

Y me comprometí con una persona (Caro) a escribir un post con una explicación sobre el principio que rige esta afirmación.

Cumpliendo mi promesa, voy a explicar el principio sobre el cual se basa esta frase.

Son tantos los principios o leyes espirituales que rigen nuestra vida, que lograr saberlos y entenderlos todos es una tarea muy complicada.

Pero esto tampoco significa que no podemos usar estos principios simplemente porque no los conocemos.

No es necesario saberlo ni entenderlo todo.

Lo que si es necesario es el deseo de avanzar, las ganas de superarte y lo más importante es el abrir tu mente a recibir SIEMPRE nuevas enseñanzas que se vayan agregando a todo lo que ya sabes.

NO te puedes conformar nunca con lo que ya sabes.

Ni debes creer que solo con lo que has aprendido hasta ahora basta para vivir de buena forma.

Pero tampoco es necesario que sepas y entiendas muchas cosas para poder vivir bien.

Estamos rodeados de leyes y principios que rigen nuestra vida, y estos principios siempre van a funcionar, aunque los conozcamos o no.

Como lo que le sucedió a Caro en mi página de Facebook.

Ella me dijo que no ha sido sencillo entender esto de crear uno mismo su propia salud o enfermedad.

Ella deseaba saber más, deseaba conocer el principio que rige esto de la salud y la enfermedad, y sin querer activó otro principio.

Este principio dice que cuando quieres aprender, Dios, o el universo, o como tú quieras llamarlo (yo lo llamo Dios), se encarga de darte la enseñanza que necesitas.

Y te la da en la forma adecuada y en el momento preciso, tú solo debes estar dispuesto a recibirla.

Solo tienes que tener el deseo de aprender cada día más y no detener nunca ese deseo.

 

Principios que pueden determinar si tienes salud o enfermedad.

La salud y la enfermedad también se rigen por un principio, el cuál también funcionará aunque tú lo sepas o no.

Te repito, TODAS las leyes mentales y espirituales funcionan siempre para ti, ya sea en forma consciente o en forma inconsciente. 

Por ejemplo, "El pensamiento puro". (Si no sabes lo que es el pensamiento puro hazle clic)

El pensamiento puro funciona, y es muy poderoso cuando logras ponerlo a trabajar a tu favor.

Pero ya sea que aprendas a usarlo o no, el pensamiento puro estará siempre ahí, existiendo y funcionando sin detenerse, creando todo eso que deseas de verdad y sin ansiedad.

Para que el pensamiento puro funcione, no necesita que tú estés consciente de él, solo es necesario que se cumplan ciertas condiciones, como el desinterés o el desapego.

También hay otro principio que debieras conocer y que está muy relacionado con el que te acabo de comentar.

Este principio dice así:

"Cuando recibes una lección, debes ponerla en práctica para poder recibir la siguiente lección"

Esto significa que si Dios te enseña algo relacionado con un tema en particular, DEBES PONERLO EN PRACTICA, de no ser así es mucho menos probable que puedas pasar a la siguiente lección.

Esto tiene mucho sentido porque si Dios te está enseñando algo... 

¿Cómo podría pasar a la lección siguiente si aun no has aprendido la primera?

Y la forma de demostrarle a Dios que has aprendido algo, es poniéndolo en práctica.

Entonces, el primer principio que vimos, dice que para elegir salud o enfermedad primero es necesario querer aprender más.

Tienes que tener la disposición para aprender nuevos principios o leyes, y Dios se encargará de enseñártelos de la forma que Él decida.

Y el segundo principio dice que cuando Dios te muestre el camino, debes caminarlo.

Así Dios verá que enseñarte tiene sentido y podrá seguir enseñándote más y más cosas.

Ahora que ya conoces estos dos principios puedo explicarte por qué la elección de salud o enfermedad depende solo de ti.

 

Elegir salud o enfermedad aplicando los 3 puntos de vista.

Si eres nuevo en mi blog y no entiendes mucho a que me refiero cuando hablo de los "puntos de vista", te cuento que son la base de todo lo que yo enseño y aplico en este sitio web.

Te recomiendo ver estas "3 claves" para que entiendas de que te estoy hablando.

Luchar contra el cáncer y un numero 3

 

Elegir salud o enfermedad desde el punto de vista terrenal.

Desde el punto de vista terrenal, no es necesario saber muchos principios complicados para elegir entre salud o enfermedad.

Porque en el plano terrenal es donde tenemos más información a la vista y a disposición nuestra.

El problema en lo terrenal es lo porfiado y flojo que somos para aceptar un modo de vida saludable.

Por ejemplo, contéstame esto:

¿Cuánta gente conoces que quiera ser saludable y odie estar enferma?

De seguro tu respuesta es "mucha gente", incluso podrías decir que eso es lo que TODOS quieren.

Pero ahora contéstame esto:

¿Cuánta gente se preocupa de NO fumar?

¿Cuánta gente se preocupa de NO comer alimentos procesados?

¿Cuántos se preocupan de hacer deporte o actividad física todos los días?

¿Cuánta gente se preocupa de comer frutas, verduras, legumbres, fibra y frutos secos habitualmente?

¿Cuánta gente NO come carne?

¿Conoces mucha gente que se preocupe siempre de estas cosas?

¿Te preocupas TÚ de todo esto siempre?

Si lo haces, estas ELIGIENDO salud.

Si NO lo haces estas ELIGIENDO enfermedad.

Como ves, terrenalmente hablando es fácil entender que:

"Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad"

Y no es necesario saber ninguna clave ni principio para darse cuenta de esto.

 

Elegir salud o enfermedad desde el punto de vista mental.

Para entender esto tenemos dos explicaciones.

Una muy parecida a la explicación terrenal, que depende de una cierta actitud frente a la vida, y la otra basada en un principio o ley.

Comencemos con la explicación más fácil, la basada en tu actitud.

Tu actitud frente a la enfermedad.

Tu mente, al igual que todo lo que te importa, necesita preocupación de tu parte y esta preocupación consiste en darle lo necesario para su bienestar.

Por ejemplo:

Si amas a tu mujer y te preocupas por ella, debes darle amor.

Si te preocupas de tu cuerpo, debes cuidarlo y darle descanso.

Y si quieres conocer a Dios, debes darle parte de tu tiempo.

Creo que con estos ejemplos ya entendiste la idea.

Podríamos resumir que si algo te importa, debes hacer algo en su favor.

Ahora te haré una pregunta:

¿Cuál es el órgano de tu cuerpo que comanda a todos los demás?

Salud o enfermedad y un cerebro dentro de una ampolleta

Tu cerebro, ¿cierto?

Y si tu cerebro es el órgano que da todas las ordenes a los demás.

¿No crees que juega un papel importante en tu salud?

Claro que si, por lo tanto la siguiente pregunta sería:

¿Qué estás haciendo por tu cerebro o tu mente?

¿De qué forma acondicionas tu mente para lograr que ella envíe las ordenes necesarias para dar salud a tus órganos?

Te haré una sola pregunta más:

¿Meditas?

Si no meditas, eso significa que tu mente jamas descansa.

Así de simple, si no meditas tu mente jamas descansa, y con esa mente es con la que tienes que ganarle al cáncer.

Piénsalo, reflexiona y haz lo que tengas que hacer.

Salud o enfermedad y una mujer meditando

Conclusión.

Si en este momento no estás haciendo nada a favor de tu mente, estás eligiendo la enfermedad.

Si te preocupas cada día por hacer algo en beneficio de tu mente, estás eligiendo la salud. 

Nuevamente es cierto que:

"Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad", pero ahora visto desde el punto de vista mental.

Sigamos ahora con la explicación más complicada.

"El principio o ley"

Para entender esto debes abrir tu conciencia a una idea nueva.

Como ya vimos, cada vez que aprendes un nuevo principio o ley universal, debes estar dispuesto a dejarla entrar en tu vida, tener fe en ella, y ponerla en práctica.

Muchos de estos principios llegan a ti constantemente pero no le das la importancia necesaria, o simplemente no crees que sean verdad, y como no crees en ellos tampoco estás dispuesto a aplicarlos en tu vida.

Por eso te voy a dar un buen consejo para que lo apliques cada vez que aprendas un principio.

El mayor obstáculo que tienes cuando algo nuevo te es revelado, es que para ti es muy complicado creer en cosas nuevas, y más aun si no te dan una base y estudios que demuestren que lo que te están diciendo es "cierto".

Esto sucede porque tu mente y la de todos nosotros funciona así ante una nueva idea.

Cuando esto sucede, muchas personas simplemente NO creen y lo desechan, pero otras también cometen el error de no respetar su propia naturaleza y tratan de forzar su mente a creer a la fuerza.

Desecharlo no está bien, pero creer a la fuerza tampoco.

A la fuerza no va a funcionar para ti, porque por un lado tienes el deseo de abrirte a nuevas ideas, pero por otro lado estas tratando de meter a la fuerza estas nuevas ideas en tu mente.

La consecuencia de esto es que tu propia mente estará dividida entre dos fuerzas opuestas.

De esta forma será muy difícil que tú llegues a sentirte cómodo con lo que estás aprendiendo, ya que no habrá fluidez o armonía, y al final esto será más malo que bueno.

Lo mejor que puedes hacer es respetar tu mente, hacer como si ella fuera otra persona, y comprender que para ella es difícil creer en algo nuevo repentinamente.

Aquí es donde se hace un poco más difícil la situación.

¿Si no debo forzar mi mente a creer en algo nuevo, entonces como lo hago para que mi mente lo crea?

Existe una forma y es "la mejor forma", porque además de ayudar a tu mente a creer en algo nuevo también servirá de filtro para que tu mente tome lo bueno y deseche lo malo.

Esta forma es simple y consiste en poner en practica (solo por un tiempo) todo lo nuevo que aprendas, aun cuando no lo creas, para que así tenga la oportunidad de actuar en tu vida.

Luego el tiempo te permitirá evaluar los resultados y decidir en base a ellos, sin necesidad de forzarte.

Así decidirás en base a tu propia experiencia y no en base a la experiencia de otra persona.

Esa es la gran ventaja de seguir esta práctica.

Tu mente puede darte salud o enfermedad debido a un principio que dice:

"Todo lo que crees, lo creas"

Lamentablemente al igual que todos los principios nuevos que aprendas, esto no lo vas a poder creer hasta que lo pongas en práctica y veas los resultados con tus propios ojos.
[Tweet "Todo lo que crees, lo creas.]

La mala noticia es que a todo el mundo le cuesta creer este principio, y caen en el error de pensar que no es real y lo desestiman.

Claro que es difícil aceptar que uno va a crear todo lo que uno cree.

Y más difícil aun es implementarlo en tu vida.

Pero no es algo imposible.

Nuevamente no importa si no lo crees, lo que importa es que lo implementes y veas los cambios que produce en tu vida.

Serán estos mismos cambios los que harán que con el tiempo descubras por ti mismo que este principio es real.

Solo cabe agregar que si por cualquier motivo tu corazón (no tu mente) te pide que no hagas algo, no lo hagas.

Siempre lo que te diga tu corazón será lo más importante. 

 

¿Salud o enfermedad?, lo que debes hacer.

Sanarte o enfermarte va a depender de lo que tú creas.

Por ejemplo.

Si tú piensas:

- Que eres débil.

- Que las enfermedades se curan con tratamientos costosos, a los cuales solo puede acceder quien tiene dinero.

- Si piensas que la solución a una enfermedad pasa por un doctor, por un medicamento, o por un tratamiento.

- Que tu mente no es capaz de sanarte por si sola.

- Que la salud no depende de tu mente y de tus pensamientos.

Entonces estas ELIGIENDO enfermedad.

Al contrario...

Si piensas:

- Que tu salud no depende de un tratamiento.

- Que eres fuerte y poderoso.

- Si piensas que tu salud no depende del dinero que tengas.

- Que tu mente es tan poderosa que puede restablecer tu salud.

- Que tu salud no depende solo de un doctor.

- Y que este tipo de pensamientos es la verdadera medicina que necesitas.

Entonces estás ELIGIENDO la salud.

Y una vez más eres tú quien elige salud o enfermedad.

Y ojo que no te estoy diciendo que los tratamientos, remedios y doctores no sirven de nada, o que sean algo malo.

Solamente te estoy diciendo que tus pensamientos son más importantes que todo eso.

 

Lo terrenal, lo mental, y lo espiritual JAMAS se deben separar.

Por lo tanto, dejar médicos, remedios y tratamientos de lado sería eliminar la parte terrenal de tu sanación.

Lo que tienes que lograr NO es eliminar cosas, sino todo lo contrario, agregar más cosas buenas a tu vida.

Esto es muy importante, pon atención.

Lo terrenal es lo básico.

Lo mental es más importante y poderoso que lo terrenal.

Y lo espiritual es más importante y poderoso que lo mental y lo terrenal.

Si trabajas con tus pensamientos no puedes darle más importancia a los tratamientos y a los médicos que a tus propios pensamientos.

De ser así estarías dándole más valor a algo terrenal y restando importancia al poder de tu mente.

¿Entendido?

 

Elegir salud o enfermedad desde el punto de vista espiritual.

Salud o enfermedad y dos manos tomando un mundo lleno de cosas para representar los principios espirituales que rigen todas las cosas.

Este es el plano más poderoso que existe.

Es el plano que supera todo lo terrenal y todo lo mental.

Claro que es así, si este plano está directamente relacionado con Dios.

En este plano puedes poner en práctica el poder de la fe.

No tengo mucho que decirte con respecto a este punto de vista, porque en este punto lo más importante es tu relación con Dios, y eso es algo tan personal que es difícil dar pautas a seguir.

En general lo único que necesitas es hablar con él y comprobar que Dios siempre responde.

Lo que sí puedo decirte, es que el gran problema que tiene mucha gente con Dios, es que se engañan a si mismos diciendo que creen en su poder y en realidad no están tan seguros de ese poder.

Creen en el poder de Dios, pero no creen que Dios vaya a ocupar ese poder para darles salud y una buena vida.

Y viven preocupados de cómo solucionar sus problemas y arreglar sus vidas.

Pero si creyeran de verdad en el poder y el amor de Dios, se preocuparían simplemente de agradarlo y sabrían que todo lo demás viene por añadidura, o sea como un regalito de Dios.

Por lo tanto:

- Si piensas mucho en salud o enfermedad.

- Si te preocupa saber cómo vas a solucionar tus problemas.

- O si te preocupa mucho saber como arreglar tu vida.

- O te preocupas demasiado en buscar una forma de sanar.

Estás ELIGIENDO la enfermedad.

Pero:

- Si te preocupas de agradar a Dios.

- De convertirte en una persona cada día más linda para él.

- Y te preocupas de poner en práctica todo lo que Dios te enseña.

Entonces estarás ELIGIENDO la salud.

Y no solo eso, también estarás ELIGIENDO TODO lo lindo que Dios te quiere dar.

Como ves, una vez más eres tú quien elige salud o enfermedad.

Piensa muy bien todo lo que acabo de enseñarte y recuerda lo más importante...

Ponlo en práctica.

Así tú mismo vas a elegir las cosas más lindas de la vida y NO vas a estar solo esperando a que Dios, el destino, o lo que sea, se apiade de ti.❤


Me ayudaría mucho si compartes este post.
¿Me das una ayudita?

 

Este es el fin del post titulado:
"Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad"
Si lo deseas puedes valorarlo con estrellitas.

Tu valoración:
[Total: 1 Promedio: 5]
Esta entrada no tiene etiquetas.

¿Que te pareció lo que acabas de ver?, ¿Me regalas un comentario sincero?

Aquí puedes dejar tu comentario