La gente solo escucha lo que quiere y un hombre escuchando

Descubre por qué la gente solo escucha lo que quiere oír y cómo esto podría perjudicarte, e incluso ir en contra de tu propósito de ganarle al cáncer.


La situación:

La gente escucha solo lo que quiere y Daniel no escapa a ello.

Daniel tiene cáncer y constantemente está recibiendo consejos de su familia, sus amigos y de todas las personas cercanas a él.

También se le suma lo que ve en las páginas web, en los artículos que lee, en los grupos a los cuales se ha inscrito, en revistas, en periódicos, etc., etc.

Pero de toda esta información, al final se queda solamente con lo que coincide con sus pensamientos y creencias.

Esto sucede porque la gente solo escucha lo que quiere y todo lo demás lo desecha.

 

Mi sugerencia:

Nunca deseches nada.

Inicialmente escucha todos los consejos, aun cuando no estés de acuerdo o cuando no te agraden, incluso cuando ese consejo para ti sea algo muy difícil o imposible de poner en práctica.

 

La explicación en profundidad:

Todas las experiencias que has vivido y experimentado durante tu vida son ahora una parte de ti.

Todas esas experiencias son parte de quien eres, de lo que piensas y de lo que crees. 

Para ti y para tu subconsciente esa es "TU VERDAD".

Si en algún momento aparece alguien y cuestiona tus creencias, tu reacción natural será oponerte, no creer, e incluso te podrías molestar.

Si yo te doy una opinión diferente a lo que piensas, tratarás de justificar tu propia postura y seguir aferrado a lo programado en tu subconsciente.

Recuerda, "la gente solo escucha lo que quiere".

Muchas personas ya te deben haber aconsejado con respecto al cáncer y muchas otras lo van a hacer a futuro.

Cuando esto suceda, algunos de estos consejos serán difíciles de aceptar, sobretodo si no sabes si son buenos o malos.

En esos momentos te conviene tener presente esto:

Lo mejor para ti no es pensar y tratar de descubrir quién tiene la razón, porque lo que te va a ayudar a vencer el cáncer no depende de quién esté en lo correcto y quién no.

Lo importante es tu reacción cuando escuches algo difícil de aceptar o contrario a tus creencias.

Tu reacción es lo más importante en esos momentos porque de ella va a depender si tomas o dejas el consejo. 

 

La gente solo escucha lo que quiere.

Saber quién tiene la razón es algo irrelevante para tu sanación.

Aunque te cueste creerlo el mejor remedio va mucho más allá de lo ordinario, o de lo común y corriente, porque si así fuese la cantidad de personas triunfadoras frente al cáncer sería mucho mayor.

Lamentablemente no es así.

Tu mejor medicina la vas a encontrar siempre en un nivel superior, mucho más alto que las cosas de tu diario vivir.

Por eso si quieres darle una verdadera lucha al cáncer, debes pensar y actuar de una forma bastante diferente al común de la gente.

La gente solo escucha lo que quiere y una mujer pensando con la mente

Para entenderlo supongamos que yo te doy una opinión y tú piensas justo lo contrario.

Tus sentimientos, tus pensamientos y tu reacción será exactamente igual, tengas o no tengas la razón.

Todo tu cuerpo y tus sentidos van a reaccionar siempre de la misma manera mientras tú creas que tienes la razón.

Pero aquí es irrelevante si la razón la tienes tú o la tengo yo, porque tu verdad estará en tu mente y debido a esto tus pensamientos y tus creencias serán lo único válido para ti.

Y todo sucede porque... "La gente solo escucha lo que quiere".

Lo malo es que corres el riesgo de perder una buena información o un buen consejo simplemente porque tú no crees en él.

Por ejemplo...

Voy a inventar algo...

...en una conversación yo te digo:

"Una buena forma de vencer al cáncer es venciendo tu malgenio.

Y si casualmente tú eres una persona que toda su vida ha sido malgenio.

La gente solo escucha lo que quiere y un hombre malgenio

Y tú me dices:

"Es una tontería, el malgenio y el cáncer no tienen relación entre "

o tal vez podrías decir:

"Yo nací malgenio y voy a morir malgenio"

¿Y si realmente el malgenio fuese parte del cáncer?

Con esa actitud estarías rechazando una buena oportunidad de avanzar hacia tu sanación simplemente por culpa de pensamientos difíciles de sacar.

¿Lograrías renunciar a algunos de tus pensamientos para sanar del cáncer?

Esta es la parte complicada de toda esta situación y quiero enseñártela para que jamás pierdas una buena oportunidad.

Cuando escuches un consejo o una lección, tu cuerpo va a reaccionar en base a tus creencias, o sea en base a tu verdad y no en base a la verdad absoluta, la única, la que solo Dios sabe.

Ni a ti que quieres sanarte del cáncer, ni a mí que quiero ayudarte a sanar, nos sirve pensar como la gran mayoría piensa.

Debemos ser diferentes y saber que la gente solo escucha lo que quiere porque la mente siempre va a tratar de tener la razón y rechazar todo lo que no sea capaz de comprender.

Vas a gastar mucha energía preciosa si tratas de aferrarte a tu postura.

Y también vas a correr el riesgo de desechar un buen consejo cada vez que este consejo sea algo difícil de aceptar.

¿Qué es lo que realmente importa?

¿Debo aceptar todas las cosas aunque no esté de acuerdo?

Porsupuesto que no, pero es un poco más complejo que simplemente aceptar o rechazar algo.

Cuando escuches algo que te pueda ayudar a luchar contra el cáncer, no lo analices con tu mente, hazlo con el corazón.

¿Y cómo se hace eso?

No es tan complicado, pero es muy importante NO analizar con tu mente.

A tu mente le gusta el debate y siempre tratará de darte la razón (aunque no la tengas), y a su vez descalificará todo lo que sea contrario a tus pensamientos y creencias.

Entonces, lo mejor que puedes hacer es consultarle a tu corazón, dejar que te dé su opinión y después de eso tomar una decisión.

Para escuchar a tu corazón debes sentir como se pone tu piel, debes sentir la sensación en tu pecho y en tu cuero cabelludo, debes unirte a la emoción que estás sintiendo.

Debes conectar tu cuerpo y tus sentimientos, y luego de esto estarás en condiciones de tomar una buena decisión.

Esta es una buena forma de hacer participar a Dios en tus decisiones, porque no será tu mente la que opinará al respecto, sino que será tu propia alma.

La gente solo escucha lo que quiere y una mujer pensando con el corazón

 

Enojarse o sentirse ofendido no sirve de nada.

"La gente solo escucha lo que quiere oír" es el título de este post, pero también podría haberle agregado que si no escuchan lo que quieren muchas veces se enojan.

Quiero hablar de esto porque antes de escribir este artículo hice una prueba.

Quise ver la reacción natural de las personas cuando uno opina algo contrario o diferente a lo que ellos piensan.

La idea de hacer esto es comprobar que la gente solo escucha lo que quiere y además se enojan cuando uno les da una opinión o un consejo que no están dispuestos a escuchar.

Encontré una discusión en Facebook la cual había comenzado por la opinión de una persona.

El tema se centraba en el conflicto entre judíos y palestinos

Esta persona apoyaba a los judíos y decía que todo lo que hacen está escrito en la biblia.

Decía que Dios los apoya, y que todas las matanzas se justifican porque los palestinos siempre atacan a los judíos.

En los comentarios vi a muchos apoyando esta postura y otros tantos opinando justo lo contrario.

Me llamaba la atención cómo se transformó todo esto en una lluvia de palabrotas, insultos y ataques entre ambas posiciones.

No existía nadie capaz de hablar en un tono un poco más conciliador.

Luego aporté con mi opinión y les dije directamente que sus comentarios no ayudaban en nada.

Les dije que independiente de quien tenga la razón, Dios no se alegraría de ver todo el odio que se había reflejado en sus comentarios.

Para mí lo principal es el amor entre los seres humanos y aferrarse tan firmemente a una postura como lo hacen aquí, causa más desunión que unión.

Les pedí que en vez de discutir y ofenderse, confiaran en Dios y oraran por una pronta solución.

Y adivina...

Aquí comprobé que la gente solo escucha lo que quiere.

Sí, increíblemente empezaron a contradecirme de ambos lados y a justificar su postura.

¿Ves cómo actúa la mente?

Los más tranquilos me decían:

"Dios condenaba la injusticia y avala el castigo a los culpables".

Justificaban el sentir rabia y odio porque para ellos eso es algo propio del ser humano.

Los más agresivos me insultaron groseramente y me citaron pasajes de la biblia para mandarme al infierno.

Esta experiencia me demostró que la mayoría de las personas no están dispuestas a aceptar una opinión diferente, aun cuando esta opinión sea constructiva.

No importa mucho cual es la postura correcta, quizás la mía, quizás la de los que apoyaban a los Judíos o tal vez la de los otros, pero claramente la opinión de ellos no aportaba ni solución, ni amor, ni unión, ni reparación, ni nada que pudiese servir para algo.

Por eso no gastes nunca tú energía en cosas sin sentido, ni en discusiones en las cuales tu creas tener la razón.

Piensa siempre que la otra persona también está convencida de tener la razón.

El mundo de Dios.

En "el mundo de Dios" no importa quién tiene la información correcta, lo importante es para qué quieres esa información y qué harás con ella

Cuando tu mente te diga que ya sabes todo lo que debes saber...

Cuando tu mente te haga ver las cosas como imposibles o difíciles...

Si tu mente te trata de incentivar a creer que tú tienes la razón...

...piensa que nada de eso te ayudará a sanar y que pensar así es gastar energía en algo inútil.

Y creer en todo tampoco te servirá de mucho.

Lo que te va a ayudar es esto:

Primero: Recibe la información venga de quien venga.

Segundo: No la analices, solo déjala entrar a tu mente.

Tercero: Deja que tu corazón te dé su opinión y decide.

Recuerda:

Siente tu piel, tu cuero cabelludo, la sensación en tu pecho y la emoción que estás sintiendo, y así conéctate con tu cuerpo y tus sentimientos.

Finalmente, pon en práctica todo lo que "tu corazón" apruebe.

 

No te enojes ni deseches una opinión solo porque piensas diferente.

La gente solo escucha lo que quiere

Hacer esto no vale la pena, menos aún si ya has aprendido a escuchar con el corazón.

En 2 ocasiones escuché a los familiares de una persona fallecida a causa del cáncer diciendo:

"Hicimos todo lo posible, pero Dios igual se lo llevó"

Al parecer se les olvidó que yo les había dado muchísimos consejos de cosas que podían hacer para superar el cáncer, pero a simple vista dejaron mis consejos guardados en el baúl de las cosas sin importancia.

Me impactó mucho escucharlos decir "hicimos todo lo posible",  y ver que no había sido así.

No entendía cómo podían asegurar que hicieron todo lo posible si yo tenía una lista de cosas que NO hicieron.

Me imagino que su mente consideró que la información que les dí no era importante.

Al parecer, nunca creyeron que esa información podría servir de algo, ni mucho menos servir para salvarlo.

Y está claro que no creyeron, porque si hubiesen creído hubiesen tomado en cuenta los consejos y tal vez la historia habría sido muy diferente.

Todo esto me demuestra una vez más que la gente solo escucha lo que quiere.

Estoy seguro que si hubiesen oído a su corazón, hubiesen hecho mucho más por su familiar enfermo.

 

Busca siempre lo mejor para ti.

No quiero que eso te ocurra a ti, quiero que hagas TODO LO QUE SE PUEDA.

Yo te voy a ayudar, quiero tomarte de la mano y que juntos superemos este cáncer. o por lo menos podamos decir sin equivocación que HICIMOS TODO LO POSIBLE.

Para eso te voy a pedir que sigas pensando con tus propias ideas pero que siempre sea tu corazón quien tome las decisiones.

Y si es muy difícil y complicado ponerlo en práctica, pide la ayuda de Dios y pon el doble de esfuerzo.

Supérate.

Busca soluciones.

Cambia lo que debas cambiar.

Pon en práctica todo lo que para tu corazón tenga sentido.

Da tu mayor esfuerzo.

Y al final disfruta todos los resultados que orgullosamente vas a lograr.

Cuando haces algo con sacrificio, esfuerzo y fuerza de voluntad, el resultado es algo grande.

Y si a eso le agregas el amor a Dios y a toda la gente que te rodea, el resultado será maravilloso.

 

Resumiendo:

No busques quien tiene la razón y quien está equivocado, solo busca lo mejor para ti.

Entonces recuerda que "la gente solo escucha lo que quiere oír" y tú no caigas en ese error.

No escuches solo lo que quieras escuchar.

Ni te enojes cuando alguien te de un consejo para ayudarte con el cáncer.

Ni pierdas tu tiempo analizando, cuestionando, o buscando el error.

Mejor sigue a tu corazón, pide la guía de Dios y luego rechaza lo que merezca ser rechazado.

Atesora todo lo que te ayude a cambiar y convertirte en una mejor persona.

Tenemos muchas cosas por aprender y muchas más por hacer, no perdamos tiempo y empecemos ya.

 

Recuerda las 3  claves para ganarle al cáncer y a muchas otras cosas.

Nunca olvides tener presente la parte terrenal, la mental y la espiritual.

Con ellas siempre presentes vas a lograr conectar tu mente con tu corazón.

Y también vas a tener más probabilidades de tomar las mejores decisiones para ganarle al cáncer y a todos los problemas en tu vida.

Recuerda siempre mirar una misma situación:

- Desde el punto de vista terrenal.

- Desde el punto de vista mental.

- Y desde el punto de vista espiritual.

 

"La gente solo escucha lo que quiere", veamos los consejos con respecto a esto desde los 3 puntos de vista.

 

Terrenal

Pon en práctica todo lo que tu corazón apruebe.

El error más grande que puedes cometer es recibir información y no ponerla en práctica.

Piensa cuanta gente desearía tener información útil y práctica para vencer al cáncer y no la tienen.

Si tú tienes la bendición de recibir esa información y no la pones en práctica, sería un gran error, y una contradicción enorme a tus deseos de sanarte y tu esfuerzo por lograrlo.

Y aunque suene a poco probable que esto suceda, recuerda el ejemplo de las personas a las que les di mucha información y no la ocuparon.

Al final perdieron a su ser querido y aún siguen pensando que hicieron todo lo posible.

Que eso no te suceda a ti.

 

Mental

Cuando recibas consejos o información dale un descanso a tu mente y solo pon a trabajar tu corazón.

Porque en tu corazón está la conexión con Dios, tu mejor consejero.

Y si quieres hacer participar a tu mente, permítele abrirse a nuevas ideas.

Enséñale a escuchar sin analizar.

Y permítele conectarse con tu corazón para que juntos trabajen para ti y rompan los viejos paradigmas que te impiden seguir avanzando en tu evolución y en tu sanación.

 

Espiritual

Cuando te hablen de cáncer o te den consejos, conéctate con Dios haciendo una buena oración desde el fondo de tu ser.

Agradece por la claridad, el entendimiento y la capacidad de razonar que Dios te dará.

Luego de esto, en ese ambiente bendito, analiza, cuestiona y clasifica todos los consejos sin miedo a equivocarte.

Así tendrás la certeza de que todo estará bien.

No es tan complicado aplicar los 3 puntos de vista a las cosas importantes, es solo cuestión de práctica.

Pero no te preocupes porque yo me voy a encargar de hacerte practicar lo suficiente, cada uno de mis post te van a ayudar a lograrlo.❤


Me ayudaría mucho si compartes este post.
¿Me das una ayudita?

arrow

 

Este es el fin del post titulado:
"La gente solo escucha lo que quiere oír" ®
Si lo deseas puedes valorarlo con estrellitas.

Tu valoración:
[Total: 3 Promedio: 5]
Esta entrada no tiene etiquetas.

¿Que te pareció lo que acabas de ver?, ¿Me regalas un comentario sincero?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.