El deporte y el cáncer mujer en bicicleta y lazo cáncer

El deporte y el cáncer son enemigos que nunca debes separar porque no puedes luchar contra el cáncer y ser una persona sana sin hacer del deporte tu aliado.

 

La situación:

Si quieres encontrar la cura del cáncer, entonces DEBES tener hábitos que te ayuden a ser saludable.

¿Crees que se puede ser saludable sin practicar ningún deporte o actividad física?

La verdad es que eso es muy poco probable.

El deporte y el cáncer son grandes enemigos porque el deporte atrae la salud, y donde hay salud no hay cáncer.

 

La sugerencia:

Todo será mucho más fácil si practicas algún deporte o alguna actividad física.

Si quieres ganarle al cáncer y aun no estas haciendo deporte, comienza a hacerlo ya.

 

La explicación en profundidad:

¿Quieres vencer al cáncer y ser una persona saludable?

El deporte y el cáncer son enemigos y eso tu lo debes aprovechar.

NO puedes ser saludable si no prácticas una actividad física por lo menos tres veces a la semana.

Tienes muchos deportes para elegir y también puedes hacer Yoga, Tai Chi, Danza Arabe, Tae Bo, Zumba, Baile entretenido, Aeróbica, Pilates, etc, etc.

Hay una infinidad de opciones para que elijas la que más te guste y para que lo hagas con agrado.

Debes buscar lo que mejor se acomode a tu condición física y para eso lo más adecuado es buscar asesoramiento profesional.

Nunca olvides que hacer ejercicios también puede ser perjudicial si el nivel de exigencia no es el adecuado para ti.

Tu médico o algún profesional en la materia pueden recomendarte la actividad física que te dé los mejores beneficios sin causarte daño.

No todos los cáncer son iguales y el grado de avance que tenga tu cáncer también va a influir en lo que puedas hacer y lo que no puedas hacer.

 

Mi experiencia.

Yo soy porfiado y me gusta hacer las cosas a mi modo, por eso elegí la peor opción y me puse a hacer ejercicios sin informarme y sin conocer mis limitaciones.

Lo único que pensaba era que el deporte y el cáncer son enemigos, y estaba ciego frente a otros factores que también debiera haber considerado.

Sé que eso fue algo peligroso, pero era lógico en mí porque yo no confío en los médicos.

Por mi forma de pensar no tenía otra opción y debido a eso corrí un riesgo muy grande que no te recomiendo.

Este es un mal ejemplo y te lo cuento tal cual como fue para que tú saques una enseñanza de todo lo que me pasó.

Con mi tumor debajo del  brazo y el fuerte dolor que sentía, era imposible hacer deporte o alguna actividad física.

Decidí no hacer ningún tipo de actividad física y tomar remedios para disminuir el dolor por algun tiempo.

Hice muchas cosas distintas para superar esta situación crítica y fue así como logré sentirme bastante mejor al cabo de 1 mes.

 

Un segundo intento.

Aunque el dolor continuaba, había disminuido un poco y ya me sentía capaz de soportarlo.

Entonces decidí soportar el dolor y dejar de tomar remedios (porque siempre trato de evitarlos). 

Hasta aquí todo bien pero al tomar la siguiente decisión cometí mi primer error.

Decidí comenzar a hacer Tae Bo (Aero Box), algo así como ejercicios aeróbicos mezclados con técnicas de boxeo.

El deporte y el cáncer

No alcance a durar ni dos semanas haciendo ejercicio y el dolor que sentí era tan grande que tuve que parar hasta sentirme mejor.

Todo este tiempo de descanso y recuperación, donde nuevamente no pude hacer nada, duró alrededor de 2 meses.

Después de esto empecé de nuevo, pero esta vez lo hice con un poquito más de respeto por mi cuerpo.

 

Una forma inteligente de comenzar a hacer ejercicios.

El deporte y el cáncer

Como el Tae Bo es una actividad bastante intensa, no es recomendable cuando recién estas comenzando a hacer ejercicios y mucho menos si estas sintiendo dolores.

Así que esta vez comencé con ejercicios muy suaves de estiramientos y fui muy constante.

Al principio hacía los ejercicios lo más suavemente posible, tratando solo de estar en movimiento pero sin forzar ni mis músculos, ni mis articulaciones, ni mis ligamentos.

Rápidamente la energía aumentó y me sentí más firme y con bastante menos dolor.

Ya era capaz de hacer algo un poco más intenso.

Me conseguí unos videos de Zumba y otros de Yoga y los alternaba.

Los Lunes, Miércoles y Viernes hacía Zumba.

Los Martes, Jueves y Sábados hacía Yoga.

Y nuevamente fui muy constante.

El dolor me acompaño por mucho tiempo, pero siempre evité que me impidiera hacer ejercicios.

Cuando el dolor aumentaba, paraba inmediatamente y retomaba cuando me sentía mejor.

Observe muy bien, y por mucho tiempo, los diferentes tipos de dolor que sentía.

De esta forma aprendí a conocer y diferenciar los dolores producidos por mi actividad física y los dolores que me generaba mi tumor.

El dolor me acompañó por mucho tiempo más, pero lentamente fue desapareciendo casi por completo.

Esa fue mi experiencia y hoy me siento bastante bien.

Sigo haciendo estiramientos y Yoga, pero en vez de Zumba estoy haciendo Tae Bo porque ahora ya puedo hacer algo más intenso.

Evito andar en vehículo y ando en bicicleta cada vez que puedo.

No ocupo ascensores ni escalas automáticas, prefiero subir por la escala normal y cada vez que puedo elegir caminar, lo hago.

 

El camino correcto.

Camino mucho y el dolor más grande que siento no tiene que ver con el tumor sino más bien con otra enfermedad que me detectaron y que se llama Síndrome de Tietze o Costocondritis.

Esta enfermedad es muy dolorosa, incluso puede llegar a ser invalidante.

El dolor que se siente en el pecho es demasiado fuerte.

Duele cuando toses, duele cuando haces fuerza, incluso duele cuando te levantas de la cama.

Esta enfermedad te impide hacer ejercicios y en muchos casos es insoportable.

Además no tiene cura y ni siquiera los anti inflamatorios sirven para apaciguar el dolor.

Ingresé en algunos grupos en Facebook donde se reúnen personas que tienen esta enfermedad y habían muchos que llevaban años soportando el dolor.

Estas son las cosas que me hacen pensar que estoy en el camino correcto, porque cuando me comparo con esas personas que llevan años sufriendo, veo que Dios ha recompensado mi esfuerzo haciendo mi vida mucho más agradable (en cuanto al dolor) que la vida de todas esas personas.

Digo esto porque ya casi no siento ese dolor y no tuve que esperar años.

Todo lo que hice para eliminar mi tumor, también lo apliqué con esta enfermedad y los resultados fueron igual de buenos en ambos casos..

El deporte y el cáncer

El deporte y el cáncer desde el punto de vista terrenal.

En este caso lo terrenal viene siendo el deporte o la actividad física.

Si no haces ninguno de los dos, estás descuidando el aspecto terrenal.

Al contrario, moverte y mantenerte siempre ágil y con energía, es lo que en el plano terrenal debes hacer.

Aprovecha esto a tu favor y ¡Haz alguna actividad física!  

Sin actividad física no se puede tener buena salud y además el sedentarismo es fatal.

Esto es algo de tanta importancia que tienes que tomártelo muy en serio.

Asesórate por algún profesional o comienza poco a poco, de menos a más, pero comienza alguna actividad física ahora mismo y hazlo un habito para toda tu vida.

 

Prueba tu actual condición.

Has el intento de subir por las escalas de un edificio de al menos 15 pisos.

Puedes hacerlo lentamente, pero sin detenerte hasta que llegues al final.

Si llegas al piso numero 15 sin detenerte y sin problemas.

Esto significa que estas bastante bien pero no debes descuidarte.

Si llegas al piso 15 pero jadeando y casi sin aliento.

Esto significa que aun te falta para estar en buena condición y poder darle una buena lucha al cáncer.

Ponte a trabajar de inmediato y en poco tiempo vas a estar en forma y lleno de energía.

Si no alcanzas a llegar al piso 15 sin detenerte.

Esto significa que tienes mucho trabajo por hacer con respecto a tu estado físico.

Comienza a querer a tu cuerpo y ponte en acción para lograr lo antes posible una buena condición física.

Recuerda que si quieres vencer el cáncer tienes que ser más fuerte que él.

 No permitas que por una despreocupación como esta estés en desventaja en tu lucha.

El deporte y el cáncer

Si tú eres menor de 25 años deberías hacerlo con 25 pisos, y si eres mayor de 60 tal vez lo mejor sería hacerlo solo con 10.

Ten en cuenta que no soy entrenador, ni medico, ni tampoco sé de las limitaciones que tú puedas tener, así que esto es solo una referencia para medir muy básicamente tú condición física.

 

El deporte y el cáncer desde el punto de vista mental.

En el aspecto mental, te aconsejo tener conciencia de lo que haces, sentir como tu cuerpo trabaja cuando estas haciendo ejercicio.

No hagas ejercicio pensando en otras cosas, concéntrate en lo que haces, conecta lo físico con lo mental.

Incluso puedes llegar mucho más allá y puedes hacer lo que yo hago.

Cuando yo hago deporte pongo mi mente a trabajar en mi sanación jugando con mi imaginación.

Con esta mentalidad comienzo a pensar en cada uno de mis órganos y en cada una de mis células, y hago un juego mental en el que me imagino al cáncer disminuyendo con cada esfuerzo que hago.

Me imagino que cada gota de transpiración se transforma en veneno para el cáncer.

Me imagino a mis defensas siendo cada día más fuertes y mi enfermedad cada día más débil.

Al pensar esto siento más deseos de hacer ejercicios porque los relaciono directamente con mi sanación.

Piensa en lo que haces, esfuérzate, y pon en tu mente la certeza que cada vez que te esfuerzas una parte de tu cáncer muere dentro de ti y nace una nueva célula totalmente sana.

Transpira, confía en tu cuerpo, y con la mente ayúdalo.

Dale todo el poder que él necesita para recuperarse y volver a estar libre de cáncer.

Siéntete fuerte, siente la energía que se produce al mantener tu cuerpo en movimiento.

Siente como tu cuerpo sana cada vez que te preocupas por él, aprovecha el maravilloso cuerpo que Dios te ha dado, enséñale a tu cuerpo a luchar y demuéstraselo preocupándote por él.

 

El deporte y el cáncer desde el punto de vista espiritual.

Sea cuál sea tu caso, siempre debes agradecer a Dios todo lo que puedas hacer por mínimo que esto sea.

Por ejemplo, si estas incapacitado de hacer ejercicios físicos, no te lamentes.

Mejor dale gracias a Dios por tener tu mente en buenas condiciones y haz ejercicios mentales (más adelante te explicare como hacer este tipo de ejercicios).

Y si solo estás parcialmente impedido de hacer ejercicios físicos, dale las gracias a Dios por lo que sea que puedas hacer.

Porque si bien estas impedido de hacer una actividad “normal”, aun así puedes hacer “algo”.

Podríamos resumir la parte espiritual en:

“No te lamentes de lo que no puedas hacer, pero SI puedes hacer algo, hazlo y agradece”

No olvides que el simple hecho de poder hacer algo ya es una bendición.

Y ya que te estoy hablando de esto, aprovechemos de ver que deberías hacer en estas diferentes condiciones.

 

Que hacer si no estás en condiciones de hacer ningún tipo de ejercicios.

En este caso todos los consejos que te he dado son algo imposible de realizar.

Pero no te preocupes y no te lamentes nunca de tu condición, solo reemplaza el ejercicio físico por ejercicio mental y espiritual.

Piensa solo en lo que puedes hacer y olvida lo que no puedes.

Y ojo que esto no significa que estarás descuidando tu parte terrenal, porque cuando uno NO puede hacer algo simplemente hay que aceptarlo.

En este caso tu trabajo mental y espiritual deberían estar enfocados en lograr salir de esta condición que te impide hacer la parte terrenal.

Y si con el tiempo esta condición cambia, es ahí cuando deberías inmediatamente hacer algo. 

 

Que hacer si estas parcialmente impedido de hacer ejercicios.

Por ejemplo si estas en silla de ruedas puedes ejercitar tus brazos y tus manos, solo mantente en movimiento.

Si tienes muchos dolores puedes hacer solo ejercicios de estiramiento y muy suaves.

Aunque solo hagas lo que puedas, ten siempre presente que haciendo una actividad física, por muy suave que esta sea, estarás ayudando a que el cáncer se aleje de ti poco a poco. 

 

Que hacer si tienes todas las condiciones para hacer cualquier actividad física.

Felicitaciones.

Estas en el grupo de los privilegiados.

Con mayor razón debes darle gracias a Dios por el movimiento, por la energía, por la capacidad de poder hacer ejercicio, por poder correr, caminar, bailar, saltar, en fin, tienes muchísimas cosas por hacer y para agradecer.

Y si tienes el privilegio de poder hacer todo esto, sería muy errado de tu parte no aprovechar esta bendición.

Solo me queda desearte que Dios bendiga todo lo que hagas, que bendiga tu esfuerzo y que pronto puedas ver sus frutos.❤


Me ayudaría mucho si compartes este post y me dejas un comentario, aunque sea algo muy breve.
¿Me das una ayudita?

arrow

Video recomendado

Video de Yogahora con una clase de Yoga muy suave.

Ideal si buscas un ejercicio muy suave pero efectivo.

 

Este es el fin del post titulado:
"El deporte y el cáncer, enemigos que no debes separar"®
Si lo deseas puedes valorarlo con estrellitas.

Tu valoración:
[Total: 1 Promedio: 5]
Esta entrada no tiene etiquetas.

¿Que te pareció lo que acabas de ver?, ¿Me regalas un comentario sincero?

Aquí puedes dejar tu comentario