Dios ayúdame y una persona implorando hacia los cielos

¿Cuántas veces has dicho: “Dios ayúdame” y le has prometido algo a cambio?
Todos le hemos pedido ayuda a Dios más de alguna ves y le decimos:
“Dios mio, por favor ayúdame a salir adelante”
Le hacemos una promesa y después esperamos con los dedos cruzados que escuche nuestra petición y nos ayude.


¿Por qué a veces digo "Dios ayúdame" y es como si nadie me oyera?

En primer lugar veamos...

¿Por qué sucederá esto?

Es como si en ciertos momentos merecieras que Dios te ayude y en otros no.

¿Y qué pasaría si la vida se tratará de eso, de merecer o no merecer las cosas?

¿Qué sucedería si decir "Dios ayúdame" estuviese demás?

Para no correr riesgos yo me invente un mundo donde eso para mi es una realidad.

Dios ayúdame

En mi mundo Dios siempre me escucha y también está dispuesto a darme todo lo que yo merezca.

Pero también creó una ley que funciona por si sola.

Esta ley generalmente se encarga de proporcionarme (o no) las cosas que necesito.

En mi mundo Dios es solo un observador que nos mira con cariño y que sufre cuando ve que no comprendemos su ley y que en vez de usarla a nuestro favor nos hacemos daño a nosotros mismos.

Y en el mundo que me inventé Dios está constantemente impulsándonos a usar las leyes que Él creó a nuestro favor.

En realidad él está diciéndonos a cada rato que siempre nos dará todo lo que queramos.

Pero aún así, somos nosotros los que NO logramos entender sus leyes.

Por eso a veces nos va mal en la vida y no entendemos por qué nos suceden las cosas.

Generalmente decimos:

"Dios ayúdame a salir adelante"

Sin embargo debiéramos decir:

"Dios mío ayúdame a entender la vida"

En mi mundo yo no puedo saber que fue lo que hice mal para provocar los momentos difíciles que me ha tocado vivir, por eso todos los días cuido TODO lo que hago y trato de merecer todo lo bueno.

Y no solamente es necesario cometer GRANDES errores para sufrir las consecuencias, porque en mi mundo yo entiendo que la suma de MUCHOS PEQUEÑOS errores también pueden ser motivo de mis grandes problemas.

En mi mundo el cáncer se puede sanar, en mi mundo cualquier enfermedad se puede sanar, porque en mi mundo yo tengo el control de todo eso por medio de mis actos y mis pensamientos.

En mi mundo no es necesario encontrar la cura contra el cáncer, porque ese mundo ES la cura contra el cáncer.

Estoy feliz de haberme inventado este mundo, porque desde que lo inventé mi vida comenzó a tener un brillo distinto.

Ya no necesito decir "Dios ayúdame a salir adelante" porque ahora SÉ que él me está ayudando siempre, y que finalmente yo soy el responsable de todo lo que me sucede.

En mi mundo

Dios ayúdame y todo está ok

En mi mundo  solo digo: "Diosito te amo"

Por eso te recomiendo:

Invéntate un mundo donde en vez de prometerle cosas a Dios mejor te pongas a hacer algo por Dios cada día.

De esta manera podrás ver que ese mundo fantástico y mágico puede llegar a ser muy real para ti.

Solo depende de tus actos.❤


Me ayudaría mucho si compartes este post y me dejas un comentario, aunque sea algo muy breve.
¿Me das una ayudita?

arrow
shadow-ornament

 

 

Este es el fin del post titulado:
"Dios ayúdame a salir adelante y te prometo…"®
Si lo deseas puedes valorarlo con estrellitas.

Tu valoración:
[Total: 8 Promedio: 4.4]
Esta entrada no tiene etiquetas.

¿Que te pareció lo que acabas de ver?, ¿Me regalas un comentario sincero?

Aquí puedes dejar tu comentario