Alguien con quien hablar y dos personas conversando

Alguien con quien hablar es algo que todos necesitamos, pero para luchar contra el cáncer debes saber elegir muy bien a quién le cuentas lo que te está sucediendo.


La situación:

Un dicho popular dice:

"Dime con quién andas y te diré quien eres"

Este dicho significa que las personas con las que nos relacionamos influyen mucho en nuestra vida.

Esto incluye familiares, amigos, compañeros de trabajo y todas las personas con las que compartimos constantemente nuestro tiempo.

 

La sugerencia:

Para tener más posibilidades de vencer tu cáncer, es necesario que elijas muy bien con quién hablar del tema y con quién definitivamente no.

 

La explicación en profundidad:

Todas las personas cercanas influyen en ti

El dicho dice que tu forma de ser se parece mucho a la forma de ser de las personas con las cuales compartes la mayor parte de tu tiempo.

Esto está directamente relacionado con la influencia que las personas cercanas ejercen en nosotros
y en lo que creemos, pensamos y hacemos.

Nos "contagiamos" con la forma de ser de las personas cuando compartimos mucho tiempo con ellos.

Incluso terminamos pareciéndonos.

Cuando te propones hacer algo muy grande, como tratar de vencer el cáncer, tienes que saber que todas las personas que te rodean van a influir.

Algunas influirán en forma negativa y otras en forma positiva.

 

¿Qué es lo mejor para ti cuando elijes alguien con quien hablar?

Usemos la lógica o el sentido común.

Es obvio que para lograr los mejores resultados debes estar cerca de las personas con vibraciones muy altas y alejarte de las personas negativas.

Y no estoy hablando de alguien bueno, o alguien malo.

Esto no se trata de que alguien te quiera hacer daño.

Pero sucede que no siempre las personas que te quieren están vibrando alto.

Esto es complicado, sobretodo cuando se trata de elegir alguien con quien hablar sobre lo que te está sucediendo.

Mejor te doy un ejemplo de algo que me sucedió a mí:

Cuando me apareció el tumor debajo del brazo viví todo el proceso del día negro y después decidí estar aislado de mi familia por todo un mes, ni siquiera les conté lo que me pasaba.

La única persona con la que hablé del tumor durante ese mes fue la Rommy, mi pareja.

Ahora te cuento por qué hice eso:

En esa etapa yo sabía que tenía que tomar muchas decisiones y no quise verme influenciado por nadie, ni siquiera por mis padres.

Además a mi mamá le cuesta ser positiva, sobretodo cuando hablamos de algo grave.

Necesitaba alguien con quien hablar, pero tenía que ser una persona positiva y de vibraciones muy altas.

La Rommy era la persona ideal.

Esto no tenía nada que ver con que alguien que me quisiera dañar, o que alguien quisiera algo malo para mí.

Mis padres me aman y siempre van a querer lo mejor para mi.

Pero los conozco muy bien y sé que su forma de pensar, y la manera en que ven la vida, es muy diferente a la manera en que yo la veo.

Yo sabía que su opinión iba a ser diferente a la mía y sabía que serian mucho más pesimistas.

 

Las preguntas en mi cabeza.

Comenzaron a surgir las típicas preguntas en mi cabeza:

- ¿Será importante no contarles nada?

- ¿Cuál será la linea que marca la diferencia entre ser pesimista y ser realista?

- ¿Será que tienen razón al ser pesimistas con esta enfermedad?

- ¿Será que soy yo el que está lejos de la realidad al sentirme tan seguro de poder sanarme por mi mismo?

Estas preguntas jugaban en mi contra.

Pero yo elegí arriesgar a estar equivocado, y al final decidí no contarles nada.

Estaba seguro que esa era la mejor forma de usar todo mi ser en beneficio de mi sanación.

Esto ya lo vimos en el post sobre "Lo que la gente escucha", pero ahora lo veremos desde otro enfoque.

 

La importancia de lo que sientes.

Las personas te pueden dar los mejores consejos, pero si tú no crees en ellos, no tendrán la fuerza necesaria para generar resultados positivos.

No te compliques cuando elijas alguien con quien hablar sobre lo que te pasa, solo preocúpate de saber elegir quién te hace bien y quién no.

Yo te puedo dar mis mejores consejos, pero si tú SIENTES que no tienen sentido, esos consejos no serán buenos para ti.

Siempre que busques alguien con quien hablar y alguien a quien escuchar, lo mejor para ti será guiarte por lo que sientes.

Recuerda que no es tu mente a quien debes consultar, porque tu mente no logra conectar con las vibraciones de las personas.

Tu mente solo hace un razonamiento lógico.

Debes consultar siempre al corazón, porque solo con él podrás sentir las vibraciones de la otra persona.

También debes tener presente que aunque el consejo venga de mí, o de tu mejor amigo, o de tus padres, o de alguien que quieres mucho; NO debieras tomarlo en cuenta si SIENTES bajas vibraciones con él.

Por ejemplo.

Si este sitio web no te convence, deja de leer mis artículos, retírate de mi lista de correo y busca lo que realmente haga vibrar tu corazón.

Siempre la fuerza y la energía vienen del convencimiento y de creer en lo que estás haciendo.

Eso tiene un nombre y se llama fe.

Y esa fe es la que tiene el poder sanador más grande que existe.

A veces vas a recibir buenos consejos y otras veces malos, pero tú no tienes que tratar de adivinar cual consejo es bueno o cual es malo.

Solo debes preocuparte de cuál es el consejo que para ti tiene sentido y que hace vibrar tu corazón.

Si buscas alguien con quien hablar y a quien escuchar, las personas que hacen vibrar tu corazón son las personas indicadas.

Estas personas las puedes reconocer porque sus palabras te levantan el animo y te llenan de optimismo.

Cuando hablas con una persona que hace vibrar tu corazón, es como si estuvieras tomando una medicina que te da alivio y alimenta tu esperanza.

Si la persona cumple estos requisitos, no dudes en confiarle todo lo que quieras.

Necesito alguien con quien hablar

 

Lo que tienes que hacer cuando no puedes alejarte de una persona.

Ya sabes a quien tienes que escuchar y de quienes te tienes que rodear.

También sabes cuales son las personas con las que debes hablar sobre lo que te sucede.

Pero...

¿Y los demás?

¿Qué hacer con las personas que vibran bajo?

Puede ser que te suceda algo similar a lo que me pasaba a mí.

Que alguien a quien tú quieres no vibre en la misma frecuencia que vibras tú.

No es necesario aislarte de esas personas y alejarte de ellos.

Lo más conveniente para ti es que cuando estés con ellos simplemente no hables de tu cáncer.

Puedes hablar cualquier cosa, pero si te hablan de tu cáncer debes responder lo justo y necesario, y luego cambiar de tema.

Así vas a seguir fiel a lo que tu corazón te dicte.

Vas a tener fe en lo que haces, y nadie podrá bajar tu ánimo y sembrar la duda en tu mente.

No debes aislarte, o pensar que nadie te entiende, pero tienes que buscar el equilibrio.

Busca apegarte a las personas que te envían buenas vibraciones porque ellas te ayudarán a curarte.

No debes hablar de tu enfermedad con las personas de bajas vibras porque ellos no van a aportar nada bueno para ti, por mucho que quieran hacerlo.

Al final siempre eres tú quien tiene la elección.

Y si por cualquier motivo no tienes nadie con quien hablar y necesitas hacerlo, solo tienes que inscribirte en este sitio web y yo mismo puedo cumplir ese rol si tú y tu corazón me lo permiten.

 

Resumiendo:

Antes de elegir con quien hablar sobre tu enfermedad, observa quien te hace sentir buenas vibraciones. 

Ten en cuenta que una persona de buenas vibraciones no siempre será la que opine igual a ti.

Cuando hables con una persona de alta vibración, le encontrarás sentido incluso cuando opine algo que no coincide contigo.

Son esas personas que te hacen reflexionar y ver nuevos puntos de vista.

Esas personas que siempre te dejan pensando y tomando conciencia de las cosas.

Cada vez que sientas una "buena vibra" de parte de alguien, esa persona es la que te hará bien.

Personas así van a potenciar tus decisiones.

Te harán sentirte acompañado y te harán sentirte comprendido.

Te darán su energía, su fuerza, su optimismo y su fe.

Cada vez que hables con este tipo de personas te vas a sentir mucho más seguro y los beneficios serán claramente visibles con el tiempo.

Y con los que no te hacen bien, o te hacen sentir "bajas vibras", solo debes entender que eso no significa que son malos.

Solo significa que no son buenos para ser parte de tu proceso de sanación.

¿Y que hacer con ellos?

A ellos solo debes amarlos y dejar que te amen.

Debes comprender que aún pensando distinto y aún vibrando bajo, quieren lo mejor para ti.

Si las personas que vibran bajo son personas poco importantes para ti, es mejor que te alejes de ellos, por lo menos hasta que te cures del cáncer.

Y si son personas cercanas a ti, lo mejor es compartir con ellos lo mínimo con respecto a tu enfermedad.

Comparte solo lo justo y necesario, y de preferencia solo cosas positivas.

En tu proceso de sanación TODO debe ser positivo, así tendrás la buena energía que las personas te darán, pero no serás influenciado por sus bajas vibraciones, ni por creencias y opiniones distintas de las tuyas.

En tu mente aférrate a todo lo que le encuentres sentido y sobretodo a lo que sientas que es bueno para ti.

Rodéate de las personas indicadas y llénate de su energía.

Necesito alguien con quien hablar

Tu mente debe estar enfocada en eliminar el cáncer y en potenciar tu sanación.

Déjate llevar por lo que tu corazón diga y llena tu mente con eso.

No permitas que nadie pongan en tu mente algo que tu corazón no apruebe.

Y cuando elijas alguien con quien hablar y a quien escuchar, no temas, ni te preocupes de quien has elegido si lo has hecho en compañía de Dios.

Porque con Dios aunque elijas 1 de entre 1 millón, tenlo por seguro que elegirás al mejor. ❤


Me ayudaría mucho si compartes este post o me dejas un comentario.
¿Me das una ayudita?

arrow
shadow-ornament

 Videos recomendados

1.- Este video NO se refiere al tema del cáncer.
Pero su autor reflejó muy bien como pueden influir los demás en el logro de tus objetivos.
El video corre muy rápido, te sugiero pausar cada mensaje para asimilar bien su contenido.

Ver video 1

2.- En este otro video puedes ver como la vibración de una sola persona puede influir poco a poco en la de los demás.
No sé si será el mejor ejemplo, pero refleja lo contagiosa que puede ser una vibración.

Ver video 2

 

Este es el fin del post titulado:
"Necesito alguien con quien hablar de cáncer"®
Si lo deseas puedes valorarlo con estrellitas.

 

Tu valoración:
[Total: 1 Promedio: 5]
Esta entrada no tiene etiquetas.

¿Que te pareció lo que acabas de ver?, ¿Me regalas un comentario sincero?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.